Gibara, la villa blanca de Cuba

El 27 de octubre de 1492, Cristóbal Colón avistó tierra cubana que, según los estudiosos, era la montaña conocida hoy como “Silla de Gibara”. Un día después,  el Almirante tocaba tierra en la Bahía de Bariay, y en la mañana del 29  anclaron en la de Gibara, a la cual Colón llamó “Río de Mares”.

El 30 partieron pero al otro día regresaron por un mal tiempo. Aquí permanecieron 12 días, se relacionaron con los aborígenes, conocieron el tabaco y los cultivos de los cuales se alimentaban. Días más tardes, las naves de  Colón salieron  llevando consigo un grupo de “indios” capturados para mostrarles ante los Reyes… así empezó la historia más conocida de esta comarca.

El nombre de Gibara cuentan que proviene del vocablo aborigen Jibá: arbusto silvestre que abundaba en las orillas de los ríos y lagunas que la circundan y se conoce como la Villa Blanca de Oriente.

La ciudad atesora un  hermoso y exuberante paisaje: algunas alturas, como la  Silla de Gibara, las lomas de Candelaria, Socarreño, Yabazón y los cerros de Páramo Colorado y Jabacoa. En la fauna, el cangrejo blanco se adueña del territorio.

Gibara es una pequeña ciudad de la provincia de Holguín, al noreste de Cuba, definido su centro por tres plazas, en la que sobresalen notables sitios arquitectónicos exponentes del neoclásico, entre ellos  la Iglesia Parroquial, la Sede del Gobierno, la Vieja Sede del Casino Español y Teatro Colonial.

Desde hace varios el pueblo de Gibara regresó a la fama internacional, esta vez a través de la industria cinematográfica. El ya fallecido cineasta cubano Humberto Solás fundó en esta villa el Festival de Cine Pobre. Cada año recibe la visita de innumerables realizadores, productores, actores, documentalistas para participar en el certamen internacional. La villa se viste gala y resplandece con muestras itinerantes, filmaciones, exhibiciones a la manera de auto-cine, conciertos de jóvenes músicos que avivan las noches. En el mes de abril ya está invitado al evento, en su recorrido incluya Gibara para disfrutar de esta gran fiesta popular que cada noche termina en el entrañable mar.

¿No es suficiente esta información?

Con LivingCuba tienes garantizada una atención al cliente las 24 horas.
Puedes contactarnos en cualquier momento